martes, 19 de noviembre de 2019

UN MATRIMONIO SINGULAR


El 19 de julio de 1766 se inicia de lleno la construcción del puente de madera sobre el río de Cumaná, por parte del coronel Don José Urrutia Ramírez de Guzmán que lo culmina tres meses después. Este puente dinamiza el entramado social de Cumaná, ya que une la parroquia “popular” de Altagracia con la muy refinada parroquia de Santa Inés. El 21 de octubre de 1766, un terrible terremoto deja en ruinas a la Ciudad de Cumaná; al punto que la corona envía a ingenieros a reconstruir y repensar la traza urbana de la ciudad de Cumaná. El terremoto y el puente, hieren profundamente ciudad mantuana del siglo XVIII, dando paso a una incipiente ciudad mestiza a inicios del siglo XIX; lo que se concreta a pleno esplendor luego de la guerra de independencia. La ciudad tuvo que ser repensada, una revolución urbana y social se desarrollaba en su seno y periferia, se ocupan los espacios y se dinamiza el entramado social. La cotidianidad rota por el terremoto, se recupera precipitadamente; el mantuanaje comienza a quedar atrás, lentamente los que no tenía alcurnia y los mestizo asciende en el tejido social; se empieza a perforar la cerrada sociedad colonial, nuevos enlaces y matrimonios son permitidos; lo que antier era impensable:

Vivía D. Luis Beltrán García de Urbaneja[i] en la plaza de Santo Domingo de Cumaná, en una casa separada de la sacristía de la iglesia, por un estrecho callejón, y tenía una hija llamada María Rosario[ii], a quien obsequiaba el D. Francisco Cabrillac de Fontaines[iii]. Como por las preocupaciones de entonces la medicina no se juzgaba profesión noble, D. Luis no creía que Cabrillac fuese digno de su hija y rechazaba tenazmente las pretensiones del doctor. El francés, hombre pudoroso, sintió cruelmente herido su amor propio, y no pudiendo resignarse a soportar aquel desaire, procuró no economizar esfuerzos por llegar a casarse con la joven. Hacía la sazón el obispo Martí la visita a estos lugares, y el doctor Cabrillac, tratando de obviar inconvenientes, logró que su Señoría, después de hechas las correspondientes justificaciones, dispensarse las proclamas y le ordenase al cura proceder al matrimonio; pero como la resistencia de D. Luis era inevitable, se ocurrió a un expediente singular. Se facultó al fraile dominico para presenciar el matrimonio, y una noche (diciembre 1766) burlando la vigilancia de sus padres. De dentro de la casa se asomó la joven a una de las ventanas laterales que daba al callejón, estando por fuera el sacerdote, el novio y los testigos; y así ligeramente se celebró el matrimonio[iv], encontrándose D. Luis al siguiente día con que su hija era la señora Cabrillac (Cayetano de Carrocera, 1954).


Fuentes:
·         Carrocera, Fray Cayetano de. (1945). Memorias para la Historia de Cumaná y Nueva Andalucía.  Editorial Artes Gráficas, Caracas.  páginas 254-255.
·         Iturriza Guillén, Carlos. (1973). Algunas Familias de Cumaná. Instituto Venezolano de Genealogía, Caracas.
·         Marcano, P. E. (1956). CONSECTARIO de la Ciudad de Cumaná (2da. ed.). Cumaná: Ejecutivo del Estado Sucre.


Por: Rommel Contreras 
Academia de la GeoHistoria del estado Sucre



[i] Capitán de los Reales Ejércitos, Don Luis Beltrán García de Urbaneja y Cortés Osorio, nacido en Cumaná (fecha desconocida) y muere en la misma ciudad el 20 Dic 1787. Ocupó el cargo de Regidor y Teniente de Gobernador del Ayuntamiento de Cumaná. Fueron sus padres el Capitán Antonio García de Urbaneja y González de la Peña (1644) y Doña Josefa Francisca Cortés y Osorio; ambos nacidos y fallecidos en Cumaná; tuvieron 16 hijos.
[ii] María del Rosario García Urbaneja y Sánchez (nació en Cumaná en 1745), hija de Don Luis Beltrán García de Urbaneja y Cortés Osorio; y Josefa Manuela Sánchez y Ramírez de Arellano y Vallenilla (familiar   ̶ hija̶ ̶   del gobernador: José Ramírez de Arellano 1696-1706). Luego del matrimonio con Cabrillac, tuvo un segundo matrimonio con Manuel Ancelmo de Marcano (margariteño).
[iii] Francisco Cabrillac de Fontaines, médico francés viudo de madame Marie Francoise Lanoys. Casó en Cumaná con María del Rosario García de Urbaneja, matrimonio que le dejó dos hijas:  Antonia Manuela y María Francisca Cabrillac y García de Urbaneja.
[iv] El acta de este matrimonio se halla en el “Libro 4° de Casamientos de Personas Blancas” de la Parroquia Matriz de Cumaná (1745-1773), al folio 133. [ahora en el archivo de la Iglesia Santa Inés de Cumaná]  ̶ No se dice allí que hubiese presenciado este matrimonio un dominico, sino Don Antonio Patricio de Alcalá.  ̶ El matrimonio fue consumado el 23 de diciembre de 1766-

1 comentario: