miércoles, 27 de febrero de 2013

27 DE FEBRERO DE 1989

Los pueblos son nobles, aguantan hasta más no poder, son los gobernantes de turno que juegan con la nobleza de nuestra gente, utilizando todo su poder para agredir, humillar y reprimir entre otras cosas. Escribir o hablar sobre el 27 de febrero de 1989, es recordar un pasado lleno de lagrimas, sudor y sangre, es interesante a veces recordar lo que vivió un pueblo que se vio agredido, humillado y reprimido a causa de decir que no estaba de acuerdo con un paquetazo económico impuesto por el gobierno nacional, presidido por el Sr. Carlos Andrés Pérez, por instrucciones del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, organismos tutelados por los Estados Unidos de Norteamérica, lo que vivió Venezuela en 1989, lo está viviendo en estos días Grecia, España, Italia y otros países de la Comunidad Europea, países endeudados, llenos de miseria, ni siquiera podemos hablar de pobreza, su gente así lo expresa y lo podemos ver y oír a través de los medios internacionales; la oposición política venezolana planteo en su plan de gobierno de su candidato Henrique Capriles Radonsky, un paquetazo económico de ese nivel, de carácter neoliberal, donde se le da prioridad al mercantilismo y se olvida del ser humano, ellos lo plantean por que defienden los intereses de grandes capitales, que financian sus campañas políticas a través de Organizaciones no Gubernamentales (ONG), en este día hay que rendir honor a los héroes anónimos que ofrendaron su vida por ver a una Venezuela libre de opresión entre ellos: Richard José, estudiante de 17 años de edad (C.I. 10.533.040), murió el 3 de marzo de 1989, víctima de abuso de autoridad de agentes de la Policía Metropolitana. El caso se encuentra en el Tribunal Décimo Noveno de Primera Instancia en lo Penal de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas (Nº de expediente: 6581). Fidel Orlando Romero Castro, de 23 años de edad, C.I. 6.210.016, de ocupación obrero, murió el 28 de febrero de 1989. Su caso se encuentra en el Tribunal Segundo Militar Permanente de Caracas/ Juzgado Décimo Sexto de Primera Instancia en lo Penal del Área Metropolitana de Caracas/ (Nº de expediente: Mil 1452/ Ord. 9819/15148). José Miguel, de 21 años de edad, C.I.: 6.312.762, y archivista de ocupación, desapareció de su casa el 28 de febrero de 1989, sin que hasta el momento se conozca su paradero. Su caso se encuentra ante el Tribunal Décimo Noveno de Primera Instancia en lo Penal de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas (Nº expediente: 6581). Gregoria Matilde Castillo, de 20 años de edad, C.I.: 6.693.494, de ocupación secretaria fue víctima de disparos indiscriminados realizados por efectivos militares, el 1 de marzo de 1989, razón por la cual quedó con lesiones permanentes, al perder la pierna izquierda. Su caso se encuentra ante el Tribunal Segundo Militar Permanente de Caracas (Nº expediente: Mil. 1452). Wolfang Waldemar Quintana Vivas, de 20 años de edad, C.I. 10.791.117, fue asesinado dentro de su residencia el 2 de marzo de 1989, a las 6:20 de la tarde. Wolfang se encontraba en la segunda planta de su casa, ubicada en el barrio El Guarataro, Descanso a Claveles Nro. 2, en el oeste de la ciudad de Caracas, sosteniendo a su hija de 3 meses de edad cerca de la ventana de la habitación. Un soldado del ejército que se encontraba ubicado en la estación del metro de Capuchinos, lo apuntó y le disparó. Wolfang Quintana, herido, logró bajar las escaleras de su residencia con la niña en brazos y la colocó en un sillón. Sus familiares lo llevaron inmediatamente a la clínica de la Policía Metropolitana, en donde ingresó muerto; el caso se encuentra en la etapa sumarial desde hace nueve años en la jurisdicción militar. Crisanto Mederos (37 años de edad, C.I. 3.664.735) murió dentro de su casa, el día 3 de marzo de 1989 a las 10 de la noche. 10 efectivos de las Fuerzas Armadas entraron repentinamente a su residencia, ubicada en Santa Ana a Coromoto, Nro. 24, La Pastora, en Caracas, para realizar un operativo de allanamiento domiciliario. Los funcionarios le pidieron a los familiares que se encontraban en la sala de la casa que se acostaran en el piso boca abajo y procedieron a revisar la residencia, llegando a la habitación de Crisanto Mederos. Su madre, Margarita Mederos, testimonia oír un disparo, y se escucharon varios golpes y no se escuchó más la voz de Crisanto Mederos. Transcurrió una hora y se escuchó a uno de los efectivos demandar una tabla, en la cual trasladaron el cuerpo del Sr. Mederos tapado y sin vida. Víctor Hernández y Manuel Urbano Mederos, hermanos de la víctima, fueron detenidos y puestos en libertad posteriormente. Los familiares de Crisanto Mederos dan testimonio de que el cadáver tenía la frente hundida y una herida de bala en el cuello. Solamente no son estos los testimonios son centenares, de acuerdo a la cifra oficial, dejaron un saldo de 277 civiles fallecidos, quedando desvirtuada esta lista, por la aparición de 68 cadáveres inhumados en las fosas comunes de La Peste; y en los cuales se obviaron los procedimientos regulares tanto de carácter administrativo como penal. En un artículo del libro 27 de febrero "Cuando la muerte tomó las calles" editado por el Ateneo de Caracas, Roberto Briceño León, en su artículo titulado "Contabilidad de la muerte" (pág. 103) afirma que según dos listas elaboradas por la Morgue de Caracas - tras cotejarlas, porque en ambas había datos repetidos- se supo de un total de 310 personas muertas. No queremos que esto se repita en Venezuela, ver a nuestro gente asesinada, desaparecida, esto puede volver a ocurrir si a nuestro pueblo le quitan los subsidios de Mercal, Barrio Adentro, de las diferentes Misiones Educativas, de Salud, las pensiones a las personas de la tercera edad, lasa becas a los estudiantes, subsidio de la gasolina y todos los beneficios del Poder Popular. NO PODEMOS OLVIDAR…..HAY QUE RECORDAR….PARA CONSOLIDAR LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA.

por: CNEL (GNB) Hernán Márquez 
EL CORONEL DEL PUEBLO 


No hay comentarios:

Publicar un comentario